Alcalde De Anchonga Pide Ayuda Para Atender a Contagiados Por Coronavirus

En Huancavelica. Son 50 los infectados y todos retornaron desde Lima al distrito más pobre del país. Burgomaestre alertó que siguen llegando más personas y no hay pruebas rápidas ni personal médico para aplicarlas.

Raúl Vargas Candiotti, alcalde del distrito huancavelicano de Anchonga, el más pobre del país, pidió ayuda para atender a 50 infectados por el coronavirus y evitar que se propague la enfermedad en el lugar.

“Los que atendían en el centro médico de Anchonga, incluso están confinados porque tuvieron contacto con los contagiados. Lo hacen de manera preventiva ya que ni siquiera hay pruebas para ellos”, relató el burgomaestre.

Anchonga es uno de los 12 distritos de la provincia de Angaraes. Está ubicado a 82 kilómetros de Huancavelica y su población, de extrema pobreza, se dedica a la agricultura de subsistencia en un territorio con pronunciado declive en el que escasea el agua y no hay canales de riego.

El alcalde dijo sentirse impotente para asistir a sus coterráneos, ya que su municipio no cuenta con mayores recursos, por lo que hizo un llamado al Ministerio de Salud y también al Instituto Nacional de Defensa Civil para que los asistan con personal médico y la logística que se requiere en la atención de los infectados por la Covid-19.

Detalló que en todo el distrito, habitado por 36 comunidades, hay cinco postas, en las que ya no se atiende, y dos centros de salud. Estos últimos están a cargo de dos estudiantes de medicina que realizan el servicio rural y cuyo contrato finaliza este mes.

Si no los contratan la población no tendrá ninguna asistencia médica, eso es grave. Por eso pedimos a las autoridades que intervengan”, manifestó con preocupación el alcalde.

Pero el coronavirus no es la única amenaza para los habitantes de Anchonga. Hace unos días cayó una intensa granizada que afectó a la mayoría de cultivos de papa y cebada. También causó la interrupción de los caminos de herradura por los que ahora es casi imposible transitar. Con el paso de los días se acercan las heladas para los que estos peruanos tampoco están preparados para afrontarlas sin mayor daño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *