La vacuna alemana contra la COVID-19 que Trump intentó comprar arrojó resultados positivos.

Hace unos meses, la administración de Donald Trump y la de Angela Merkel tuvieron tensiones por la vacuna, la cual recientemente habría obtenido esperanzadores resultados.

La mañana del jueves, la empresa alemana CureVac, especializada en biotecnología, anunció que las primeras pruebas del proyecto de vacuna contra el coronavirus mostraron “resultados positivos”.

Según reveló la compañía con sede en Tubinga a través de su cuenta de Twitter, el fármaco generó “una respuesta inmune” en animales pequeños que fueron inyectados con una dosis mínima.

“La vacuna candidata tiene el potencial de inducir una fuerte respuesta inmunológica para neutralizar el SARS-CoV-2″, destacó la industrial farmacéutica alemana.

En el comunicado adjunto al anuncio, los representantes de CureVac indicaron que “los datos mostraron una rápida inducción de una respuesta inmunológica equilibrada con altos niveles de neutralización del virus (VNT) y respuestas de las células T”.

Pruebas de vacuna en humanos

Los resultados positivos en las pruebas preliminares del desarrollo de una vacuna han animado a la compañía alemana a anunciar que iniciarán las pruebas en voluntarios humanos.

Según portavoces de la farmacéutica, se proyecta realizar pruebas clínicas en voluntarios sanos en junio, aunque no revelaron el día exacto del inicio. Además, indicaron que en caso de éxito, sus laboratorios poseen la capacidad de suministrar cientos de millones de dosis al año.

El éxito preliminar despierta la esperanza de hallar un medio capaz de neutralizar o disminuir el impacto del coronavirus luego que su propagación por el mundo costase miles de vidas y millones de infectados, así como suponer la paralización de la industria en varios países.

Donald Trump, Ángela Merkel y CureVac

Meses atrás, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mostró su interés por obtener los derechos exclusivos de la vacuna, despertando tensión con el Gobierno alemán.

Fuentes no oficiales revelaron que Washington llegó a ofrecer 1.000 millones de dólares por la ahora potencial vacuna, lo cual fue desmentido por CureVac a través de su cuenta de Twitter. Sin embargo, las mismas versiones también apuntan a que existió presión por parte de Berlín para rechazar la oferta.

Funcionarios del Gobierno de Angela Merkel acusaron a Estados Unidos de intentar apropiarse del Gobierno y forzaron la aprobación de una iniciativa que refuerza el control estatal sobre los intentos de compra en sectores estratégicos de parte de capitales extranjeros. Con esto, el país teutón daría prioridad al abastecimiento de bienes esenciales, como las vacunas.

Con esta aprobación, Berlín tiene la potestad de bloquear las compras que superen el 10 % del capital de una empresa ubicada en sectores sensibles, como la defensa, telecomunicaciones, biotecnología y salud pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *